Durante este tiempo de confinamiento hemos podido comprobar que el teletrabajo es una modalidad para algunos desconocida y muchas veces muy útil. Hay muchos trabajos, que fácilmente se pueden desarrollar desde tu propia casa o desde un espacio de oficinas compartidas. 

Pero, ¿Estamos preparados para trabajar solos?¿O preferimos trabajar acompañados? Según expertos de “Norte Psicólogos” 

“Durante años hemos compartimos espacio con compañeros, atendemos a clientes, debatimos con nuestros jefes en reuniones, prestamos un servicio a la sociedad, salimos al campo a cosechar y un largo etc… trabajos que implican la salida de casa y el relacionarse con otras personas, y por lo tanto implican disputas, risas, relaciones afectivas, intercambios emocionales… durante prácticamente 1/3 del día a día de nuestra vida laboral”

¿Cómo es trabajar en casa?

Existe soledad, monotonía, falta de rutina, nos relacionamos con personas que de alguna manera no son capaces de adaptarse a tu modelo de trabajo, ya puedan ser parejas, familiares, hijos, o compañeros de piso…

Todos estos factores pueden influir en el estado de ánimo y repercutiendo directamente en el trabajo. ¡Ojo!, no todo tiene que ser negativo, hay muchas personas que tener este tipo de rutinas les hace ser más eficaces en su trabajo. 

Los beneficios del coworking para los trabajadores solitarios

“Como la sociedad se va abriendo camino por sí sola y encuentra ella misma esos términos medios, aparecen nuevas modalidades como el coworking donde precisamente se busca tener las ventajas del trabajo tradicional y las ventajas de trabajo más solitario”, señala el psicólogo.

Un Coworking es un espacio de trabajo que conexiona a personas con similares actitudes ante la vida y el trabajo. Normalmente somos personas activas, emprendedoras, siempre en búsqueda de una mejora tanto a nivel personal como profesional. Esto hace que conozcamos a más personas como nosotros, y podamos aprender de ellos y seguir mejorando. Se genera inevitablemente sinergias que pueden acabar ofreciéndonos otras oportunidades a nuevos proyectos y colaboraciones, o estar actualizado con las nuevas tendencias, agendas culturales, cursos de perfeccionamiento en todos los ámbitos…

“Los centros coworking son, además, por lo que vemos en los últimos años, un modelo que favorece la creatividad y la cooperación olvidándonos de la competición habitual y en cierta medida son una evolución de ambos extremos por lo que en los próximos años estos centros serán cada vez más habituales”.

Luz, agua, Internet, limpieza... En un Coworking hay todo lo necesario para desarrollar nuestra labor sin preocuparnos de nada. Normalmente el WIFI suele ser fibra óptica, por lo que no tendremos problemas de navegación. La cocina compartida o el área de descanso son zonas propicias para el compañerismo y el relax.

Para los que necesitan un espacio más privado, los Coworking también disponen de despachos cerrados que se pueden alquilar. Las tarifas serán bastante más económicas que alquilar una oficina por nuestra cuenta.

Y tú, ¿Dónde prefieres trabajar?

0 comentario(s)